Paracelso

Paracelso

Paracelso

Nació en 1493, en un pequeño burgo próximo a Zurich, en la ermita de Einsiedeln, en una tarde de noviembre (en Suavia). De su padre, médico, aprendió las primeros nociones de medicina, recolentando junto con él, las hierbas destinadas a ser preparadas como remedios por aquél. Esto le permitió conocer el poder que cada una de las plantas silvestres ejercía sobre las enfermedades. Viendo tan de cerca cómo se practicaba la medicina en aquella época, pudo percatarse de las inevitables tradiciones superticiosas con su padre, como todos los médicos de entonces, preparaban sus remedios entre piadosas bendiciones y solemnes invocaciones. En vez de seguir esos pasos creció en él la decisión de renovar la Medicina y encauzar la terapéutica por caminos naturales y racionales, con lo cual declaraba la guerra al trío de médicos venerados por sus contemporáneos; Galeno y Avicena y sobre todo el orgulloso académico Celso; circunstancia esta que lo indujo a autodenominarse Paracelso. Parodiando a los médicos y académicos que defendían y sostenían las doctrinas de aquéllos, los llamo “académicos contempladores de orina”; y se dedicó a sustituir las terapéuticas en boga, por un nuevo arte médico basado en la concepción del hombre como un ser integral, parte inseparable del universo y de cuyas leyes no puede sustraerse. (more…)