A continuación publicamos para conocimiento artículo publicado en el diario El Mercurio el día 23/10/2010:

Autoridad está censando por primera vez a quienes las practican.

Pacientes de hospitales podrán optar a la medicina alternativa.
Ya hay cerca de 900 personas que se reconocen como terapeutas.

Para ir a un acupunturista, María de Rozas cuenta que “les pregunté a unas amigas, y una de ellas tenía una conocida que iba a un especialista chino”.

La medicina alternativa funciona principalmente en base a estos “datos”, pero el Ministerio de Salud parece decidido a transparentar la información y los niveles de conocimientos de quienes practican estas técnicas. Para ello, ya están acreditados por la autoridad de Salud casi un centenar de acupunturistas, y están a punto de certificarse decenas de homeópatas, en lo que se considera el punto de partida para que estas técnicas “auxiliares de la salud” puedan ser reconocidas como prestaciones y ser cubiertas por el Fonasa.

Hasta el 31 de octubre el Ministerio de Salud está censando a todos los terapeutas que trabajan distintas técnicas, con el objetivo de conocer cuáles son las terapias más utilizadas y qué estudios poseen las personas que las practican.

Es la primera vez que se realiza una aproximación oficial de parte de la autoridad a estas prácticas, que ya suma alrededor de 900 personas que han respondido al llamado de Salud.

“La idea es que con esta gente podamos sentarnos y discutir cómo podemos incorporarlos dentro de la práctica de los hospitales, para que funcionen como complemento de la medicina tradicional”, afirma Jaime Sepúlveda, encargado de Medicinas complementarias y alternativas del Ministerio de Salud.

Esto luego que la propia Contraloría interviniera para definir el rol que estas alternativas a la medicina alópata (o tradicional) ocuparían en la salud pública. Allí, el organismo fiscalizador definió que tenían una “relación coadyuvante a la medicina oficial”, es decir, que puede ser complementaria, pero no sustituir los tratamientos médicos.

Hasta ahora todas estas prácticas se hacen principalmente en el área privada, pero hay algunos centros públicos, como el ex Hospital San José, recintos asistenciales de regiones y el Hospital Barros Luco, que han probado con éxito estas terapias.

En este último ocupan estas técnicas desde 2002 para funcionarios del recinto, tratando principalmente problemas musculares y mentales a través de biomagnetismo, hipnosis, acupuntura, sintérgica y flores de Bach.

El médico Héctor Jorquera está a cargo del programa, y cuenta que cuando fue abierto al público tuvo gran acogida de varios de los pacientes, pero por el momento el equipo a cargo sólo dedica una parte de su jornada a estas labores.

900 terapeutas ya han respondido la encuesta del Ministerio de Salud, que puede contestarse hasta el 31 de octubre en la página web de dicha repartición.

Dos tipos de medicina, la de pueblos originarios y la popular (yerbateros, componedores de huesos, etc.) no son consideradas dentro de la encuesta.

Cinco hospitales y una decena de consultorios tienen programas de terapias alternativas para pacientes.